No. 80 - año 5 - Bolivia
Contáctenos

Íconos de la televisión Boliviana
 
Hace poco Bolivisión renovó su imagen institucional y sus noticiarios con señal HD (alta definition), convirtiéndose en el primer canal privado del país en contar con esta tecnología. “El sistema es increíble, es como estar desnuda frente a la pantalla”, expresó Carola Castedo que, junto a Myriam Claros, seguirá “comandando” la presentación de noticias en la red. “Ahora tendremos que darle más valor que antes al maquillaje”, dijo. De voces agradables al oído y rostros que impactan sin proponérselo, estas damas cruceña
y cochabambina se han convertido en íconos de la televisión boliviana. Estuvieron en Santa Cruz para presentar los nuevos servicios informativos de Bolivisión; hablaron con TRENDY sobre la innovadora propuesta, pero también de otras facetas suyas que pocos conocen.
 
Ante la variada oferta de noticiarios, ¿qué tendrán de particular los contenidos de
Bolivisión?
 
Myriam Claros (MC). “Un solo país, un solo noticiero” no es solamente un eslogan, es todo un concepto que responde a la necesidad de la gente de contar con servicios informativos que integren a todos los bolivianos, que unifique la información de todos los rincones de nuestra patria. Nosotros lo haremos tanto en la revista matinal, como en los servicios del mediodía y de la noche.
 
Carola Castedo (CC). Hemos hecho estudios de mercado y sondeos de opinión, la gente nos dice que quiere ver informativos nacionales y no solo locales o regionales. Es cierto que, según la coyuntura, alguna región pueda tener más protagonismo que otras, pero lo que buscamos es estar mucho más cerca de la gente, no ser sólo portavoces de las autoridades; queremos ser referentes de la noticia, que cuando la gente quiera informarse bien, elija nuestra propuesta.
 
Sin duda, este emprendimiento contará con la experiencia y el sello particular de ambas al frente de las cámaras, ¿cómo han logrado mantener esa vigencia en un medio, como la televisión, que es tan cambiante en nuestro país?
 
MC. No soy la más antigua, pero tengo 20 años en televisión, cinco de la cuales los llevo ya con el equipo de Bolivisión. Creo que esa vigencia de la que hablas se la debo a mi formación, al hecho de haber aprendido a no servirme de los medios de comunicación, sino de estar al servicio de la población para trasmitir sus necesidades; al hecho de dar información veraz para que la gente forme su propio criterio, no manipular ni especular con la misma; y también al deseo de tratar en lo posible de hacer las cosas de la mejor manera.
 
CC. Yo soy muy agradecida con Dios y con la gente por su aceptación. Llevo ya 24 años en esta carrera y lo que he hecho hasta ahora es informar con sencillez y objetividad. Mi gran desafío de todos los días es ser lo más objetiva posible. Creo que la seriedad, la responsabilidad y el respeto con el que hago mi trabajo, quizás tengan que ver con esa respuesta, además de la lealtad del público.
 
Con tantos años de trayectoria, ¿cómo logran mantener una imagen tan fresca y nueva como si hubieran logrado detener el tiempo en sus manos?, ¿cómo se cuidan?, ¿cuál es su secreto?
 
MC. Desde que tengo uso de razón he tratado de mantenerme joven emocional, espiritual y corporalmente, aunque no siempre se logra hacer las tres cosas al mismo tiempo, porque a veces nos excedemos y nos maltratamos. Creo que nuestra generación ha crecido con eso.
CC. Debería hacer varias cosas, pero no las hago, no me queda tiempo. Lo único que hago es desmaquillarme cada
noche, por ahí una crema hidratante y tratar de conservar mi peso. Me encanta la moda, la alta costura, soy “trapera”
como todas las mujeres; pero más allá de eso, no hago nada. Yo creo que es el espíritu, es la actitud… Me veo obligada
a pensar en cómo me veo porque trabajo en televisión, pero me preocupo más por cómo me siento.
¿Qué pasa con Myriam Claros y Carola Castedo cuando no las vemos en las
pantallas?, ¿qué hacen?
 
CC. Yo soy mamá, tengo dos niños: un hombre y una mujer que ya son casi adolescentes. Trato de dedicarles a mis hijos el mayor tiempo posible y de ayudar a mi esposo que tiene una empresa productora de publicidad. En realidad, lo que no queda tiempo es para uno.
 
MC. Además del canal, yo vivo absorbida por mis otras pasiones que son mi familia y el diseño de moda.
¿Myriam Claros, diseñadora de modas?, ¿de cómo?, ¿desde cuándo?
 
MC. En realidad estoy empezando, estoy estudiando en una academia en La Paz, de acuerdo a los tiempos que me dejan todas mis demás actividades. En marzo pasado fuimos presentados en ocasión de la celebración de los 40 años de la academia, y hemos formado parte del equipo de diseñadores que vistieron a las candidatas al Miss La Paz recientemente y a las candidatas paceñas que participaron del Miss Bolivia. Me encanta todo esto y quisiera seguir haciéndolo.
 
Hay quienes recuerdan a Myriam, la cantante; y a Carola, la actriz de cine y televisión. ¿Cuándo volverán ambas a los escenarios y a los sets de filmación?
 
MC. Hay puertas que se abren, otras que se cierran; tú sabes cómo es eso. Las puertas de la música se me abrieron por un año y medio, y ahora espero que vuelva a hacerlo en cualquier momento. Me encanta la música, si me hubieran dado a elegir, sería lo primero que habría escogido, pero no se pudo.
 
CC. Después de casarme no volví a actuar, me dediqué a la familia y al trabajo; tiempo libre no quedó, pero es algo que no descarto volver a hacer porque la actuación ha sido la gran pasión de mi vida. De hecho, el trabajo en la televisión es un desenlace de lo que a mí me gustó hacer siempre desde niña, es decir el teatro, la actuación; por eso, si en algún momento se presenta la posibilidad de hacer algo y el tiempo lo permite, con seguridad que volveré a actuar.
 
Volviendo a la presentación de los informativos, Carola Castedo y Myriam Claros tienen estilos muy marcados y diferentes para vestirse, para peinarse y hasta de maquillarse. Carola es más clásica, a Myriam le gusta innovar permanentemente. ¿Por qué?
 
MC. Este año me han visto con el cabello con diferentes formas y diferentes colores, tanto que mucha gente se escandalizó dentro y fuera del canal en determinados momentos porque usé highlights de color morado, azules o rosados, pero me gusta. Yo considero que mientras pueda y se sienta bien, una persona debe hacerse los cambios que quiera. Este año yo estuve luchando bastante para dejarme crecer el cabello, pero no se ha podido, otra vez me ganaron las tijeras. Tengo un estilista al que yo admiro mucho, Milton Félix, y es al único que le confío mi cabeza.
 
CC. Yo puedo cambiar la ropa, eso me encanta, pero ¿teñirme el pelo? Sólo lo hice cuando fue necesario porque asomaron algunas canitas, pero nunca antes lo había hecho. A mí me gusta lo natural y en cuanto a maquillaje prefiero no cambiar mucho de colores. Debo admitir que a mí me cuesta mucho hacerme transformaciones de look y sobre todo que me toquen el pelo. No ha aparecido el estilista que se anime a cambiar mi estilo y, por si ello fuera poco, tengo en casa dos fuerzas que me impiden hacer muchos cambios: mi esposo y mi hijo, que jamás dejarán que tenga el pelo rubio o corto.
 
¿Cómo es su rutina de arreglo personal?
 
CC. Nuestra carrera es hermosa, lo único que no me agrada de ella es el tiempo que uno debe dedicar a maquillarse y a producirse todos los días. Hay veces que no tenés ni ganas de hacerlo, pero igual hay que arreglarse bien obligadamente. Incluso ir a la peluquería, para nosotras ya no es como para todas las mujeres.
 
MC. Mínimo, son de cuatro a cinco horas.
 
CC. Ah, pero es cuando te haces un tinte. Yo no demoro más de una hora y esa es
una de las razones para que yo no me haga cambios.
 
Para terminar, nos sorprendió la reacción que tuvieron al saber que éramos de TRENDY, al parecer nuestra publicación les resultó muy familiar. ¿Qué concepto tienen de esta revista?
 
MC. Me encanta porque antes esperaba que una revista extranjera te dé las pautas de lo que era la moda. Con TRENDY no solo ves las tendencias internacionales, sino también lo que están haciendo nuestros creadores, nuestros diseñadores nacionales.
 
CC. Es una revista de calidad internacional, con mucho glamour, da gusto leerla, hojearla y mirar detenidamente la calidad de su fotografía, de su diseño. En las peluquerías las TRENDY son muy peleadas, es la primera revista que uno quiere agarrar. Es un producto boliviano de primerísima calidad y una prueba de que en nuestro país se pueden hacer grandes cosas.

 

0 comentario(s) Comenta!
JULIO/2011